El “ Isis Project ” es el proyecto de investigación realizado por la KGB que forma parte de los archivos secretos soviéticos. En él se sugiere que los hallazgos realizados en Egipto llevan a pensar, sin lugar a dudas, que las pirámides fueron construidas por los extraterrestres.

En la mitología egipcia, Osiris fue el primer faraón, muerto y resucitado por su esposa Isis, de esto se sugiere que no sólo Osiris fue un personaje real, sino que un extraterrestre fue el que llevaría la civilización a la humanidad. Después de su muerte fue momificado y enterrado en un lugar secreto.

En la llanura de la meseta de Guiza, bajo el proyecto Isis, se descubre una tumba con restos momificados de un ser extraterrestre (el visitante de Osiris). Este acontecimiento ocurrió en el año 1961.

El momento cuando se realiza la expedición encaja con la historia,ya que desde el conflicto en 1956, cuando Israel invadió territorio egipcio como resultado de la crisis del Canal, la Unión Soviética se puso del lado de Egipto. Se estima que cuando se inició el Proyecto de Isis, un contingente militar soviético de 20,000 unidades llegó a Egipto.

La expedición fue organizada después del descubrimiento casual de una tumba misteriosa por dos beduinos en una de las pirámides de Giza. Estas fueron las primeras personas que entraron a la tumba y las primeras víctimas, teniendo que ser hospitalizados debido a estar muy enfermos. Al ser interrogados por agentes de la KGB y de la inteligencia egipcia, los beduinos dijeron que habían encontrado al “Dios visitante”.

El equipo de misión estaba compuesto de egiptólogos de la Academia Soviética de Ciencias, Alekseen Herman egiptólogo del Museo de Hermitage, expertos militares especializados en química y radiactividad y algunos astrónomos, entre ellos Vladimir Yuri y Sami Sharaf, secretario de Gamel Abdel Nasser, segundo presidente de la República de Egipto.

Los soviéticos hallaron la tumba y cuando procedieron a abrirla, muchos de ellos murieron por causas desconocidas. Los pocos que quedaron, recuperaron el cuerpo del “extraterrestre” momificado y una serie de dispositivos tecnológicos colocados al lado del supuesto “ser del espacio”.

Los restos encontrados tenían una antigüedad de 10.500 años antes de Cristo, fecha establecida por el carbono 14 (C14) . Además, el equipo recreó por ordenador la posición exacta de las estrellas que, sin lugar a dudas, deberían ser las posiciones de las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos. La recreación demostró que la alineación de las estrellas con las tres pirámides de Guiza, se remontaba a dicha fecha.

En el informe elaborado por uno de los primeros científicos en entrar en la tumba se podía leer:

Lista de información: Lugar del hallazgo: no revelado; 15 cajas de artefactos; 1 cuerpo parcialmente momificado; Un sarcófago de piedra, 8 muestras de jeroglíficos.

Durante la inspección de los muros hemos notado una extraña fuerza repulsiva que sale de las paredes. No pudimos encontrar ninguna explicación científica”. Por último, el informe elaborado por uno de los criptógrafos, que participaron en la decodificación parcial de los grabados en las paredes del mensaje tumba, se lee una profecía que implica el “retorno del alado”.

Pero lo más sorprendente del descubrimiento se relaciona con la momia, parece tener una altura de más de 2 metros de alto, mucho más alta que la altura media de los habitantes del antiguo Egipto.

Toda esta historia salió a la luz gracias a las revelaciones de Viktor Ivanovich, asesor científico para el desarrollo de sistemas avanzados de propulsión. Ivanovich tenía acceso a algunos archivos secretos de la KGB, que narran una expedición en 1961 como parte del “Proyecto Isis”, destinado a descubrir restos de conocimiento y tecnología de Egipto que podrían ser utilizados para aplicaciones militares.

La filmación mostraba una expedición secreta de la KGB a Egipto como parte del Proyecto. Antes de la emisión, la película nunca se mostró fuera de las estructuras de la KGB. El vídeo, en blanco y negro, muestra un número de soldados y oficiales que entran en lo que parece ser una cámara funeraria egipcia sin máscaras de gas. En la apertura del sarcófago, se puede ver una nube de gas tóxico que invade el ambiente y la reacción de los soldados afectados por el aliento y el miedo, de ver la momia que estaba contenida en el sarcófago.

Esta filmación fue emitida en exclusiva en un documental por la cadena de televisión estadounidense Sci-Fi, llamado “The secret KGB Adduction Files” en el año 1998.

Aquí os dejamos el vídeo:

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta