Una de las obras más populares y que aboga por la existencia de la vida extraterrestre en nuestro mundo es el libro ‘The Day After Roswell’ del ya fallecido Teniente Coronel Philip J. Corso.

En 1947, Corso trabajó en el caso Roswell en la base de Kansas, donde los militares atesoraron los restos de lo que se decía era un platillo volante. De hecho, había hasta cinco camiones procedentes de Roswell con material diverso, los cuales se le asignaron a Corso para su investigación tecnológica (y posterior ingeniería inversa). De hecho, se llegó a la conclusión de que la propia nave era más bien un dispositivo espacio temporal en el que sus ocupantes viajaban desde puntos remotos del universo, ya que carecía de motores al uso o sistemas de propulsión conocidos.

A parte de toda esta tecnología, Philip tuvo en sus manos los restos de los ocupantes de dicha nave: unos humanoides pequeños, de rasgos parecidos a lo que llamamos “grises”, que yacían en unas cajas tipo ataúd, completamente inertes.

La obra del militar jubilado no solo cuenta el ocultamiento por parte del gobierno del supuesto choque de una nave alienígena en 1947 cerca de Roswell, Nuevo México, sino que también detalla los esfuerzos por parte del gobierno en diseminar “tecnología extraterrestre” entre las contratistas militares en la década de los 60.

Algunos escépticos han tachado el libro como ficción de la peor calidad, o al menos lleno de recuerdos contradictorios. Pero algunos investigadores OVNI de renombre mundial han descubierto información adicional sobre los hallazgos de Corso desde la publicación del libro en 1997.

A pesar de la muerte de Corso hace algunos años, su labor fue heredada por Philip Corso Jr., su hijo, quien lanzó una nueva página web dedicada a la continuación de la obra de su padre. ‘The Day After Roswell’ sigue siendo uno de los recuerdos más detallados del ocultamiento militar como consecuencia de Roswell.

Corso afirma que “divulgaré todos los apuntes, conversaciones y entrevistas dejadas atrás por mi padre” en la nueva página web. Además de continuar con la labor del fallecido coronel, el joven Corso está cumpliendo la promesa hecha por el coronel a sus nietos: “Esta obra está dedicada a mis nietos, basta ya de excusas, ellos merecen saber la verdad”.

A pesar de que la Guerra Fría tocó a su fin hace años, el joven Corso señala que “tanto la tecnología como la verdad siguen siendo custodiadas bajo el manto de la protección y la Seguridad Nacional.” El coronel Philip J. Corso consideró que sólo se llegó a explotar el cinco por ciento de la información en sus manos y estaba dispuesto a enfrentar las consecuencias y divulgar el resto de información oculta.

Corso atribuyó la invención y el desarrollo de la nueva tecnología a los escombros recuperados en Roswell; dispositivos y tecnología tales como el transistor, las fibras ópticas, los sistemas avanzados de comunicaciones, fibras de súper-tenacidad, kevlar, rayos de partículas antiproyectiles, rayos laser, superconductores e instrumentos médicos de vanguardia; además de muchos otros que el militar no divulgó en su libro.

Philip Corso fue uno de los primeros en formar parte del Disclosure Project y colaborar en lo que él decía era la verdad que se había mantenido oculta por el gobierno estadounidense. ¿Qué ganaba Philip contando todo esto a sus 82 años? ¿Quién piensa que solo buscaba la fama o hacerse rico con un libro de tal repercusión? Quizás, y solo quizás, algunas personas sean honestas y quieran explicarnos una historia que ha sido encubierta por muchos años y alguien tenía que decirlo alto y claro. Gracias a testigos como el de Philip, el Disclosure Project empezó con fuerza sus andadas y hasta la fecha se le considera todo un testimonio del caso Roswell.

¿Cuánto más podemos progresar? ¿Porque se nos ha robado el balance de estos materiales? “Estamos siendo obstaculizados constantemente por aquellos que se reservarían esta información, ilegal e inmoralmente, que podemos identificar por nombre y artículo” apunta el hijo de Corso, que favorece la divulgación total de estas tecnologías por el gobierno.

Aquí os dejamos este interesante documental sobre el coronel Philip J. Corso ‘El día después de Roswell’:

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta