Aunque la NASA oficialmente detuvo su programa con el Apolo 17, se sabe que al menos tres misiones más se enviaron a la Luna. Las misiones Apolo 18 y 19 podrían haber encontrado evidencias de artefactos extraterrestres sobre la superficie de la Luna.  

La misión Apolo 18 sirvió de exploración aérea. Apolo 19 sufrió problemas técnicos, de telemetría e incluso hubo hasta un incendio. La misión se saldó en fracaso, aunque no del todo, dado que recopiló valiosa información: encontró una nave en forma de cigarro, en un cráter en la parte posterior de la Luna. La nave por su gran deterioro se cree que permanece en la Luna desde hace miles de años.

La misión secreta a la Luna, ruso-norteamericana, Apolo 20, realizada en agosto de 1976, estaba tripulada por William Rutledge, Leona Marietta Snyder y Alexis Leonor. La NASA ocultó la misión para no ponerse en evidencia. La misión del Apolo 20 era visitar una especie de ciudadela en la Luna de miles de años de antigüedad. Además, la otra misión era investigar algo visto en aquella fotografía, creyendo que era una nave espacial de unos 150 metros de largo…

Nave encontrada en la Luna
Nave encontrada en la Luna

La cápsula del Apollo 20 aterrizó relativamente cerca de la nave abandonada. Antes de dirigirse a la nave, los astronautas pudieron contemplar una antigua Ciudadela lunar, también abandonada y que filmaron oportunamente. Los informes de la misión del Apolo 20 revelan que dentro de la nave encontraron una criatura de forma humanoide, de aspecto femenino y con rasgos asiáticos. No presentaba signos vitales, pero se encontraron a este ser conectado a la nave mediante tubos, y afirmaron que estaba como “en reposo”. Lo que se ha hecho del cuerpo  encontrado en la nave es un misterio, aunque existen algunas voces que aseguran que la hicieron volver a la vida.

Gracias a Luca Scantamburlo, periodista italiano que entrevistó a Rutledge, sabemos más cosas de esta misión secreta. Rutledge era piloto experimentado de pruebas de la USAF, y en el 1970 fue reclutado por la Nasa para una serie de servicios, hasta que definitivamente fue incluido como miembro de la tripulación de la Misión Apolo 20.

“Las Misiones Apolo 18, Apolo 19 y Apolo 20, naturalmente que existieron pero fueron misiones secretas” confirma William Rutledge: “Ciertos artefactos fueron descubiertos y recuperados, entre ellos dos cuerpos que presuntamente eran los “cosmonautas” , uno se encontraba en excelentes condiciones y era de sexo femenino. El segundo cuerpo estaba demasiado deteriorado y sólo la cabeza fue recuperada”. Rutledge dice que la mujer fue apodada “Mona Lisa”. “Entramos en el interior de la gigantesca nave espacial y en otra nave triangular que se encontraba dentro de la gran nave. La exploración determinó que se trataba de una nave nodriza muy antigua. Había muchas señales de biología en su interior, encontramos vestigios de antiquísima vegetación en una especie de “motor” en la sección donde estaban. También encontramos rocas especiales triangulares que emitían “lágrimas” de un líquido amarillo y por supuesto, restos de otras criaturas extraterrestres”.

“También encontramos restos de pequeños cuerpos alienígenas (10 cm) que yacían en una enorme red de tubos de vidrio a lo largo de la nave. Dicha red fue llamada “Ciudad” aquí en la Tierra, poco después de nuestro regreso. Pero el gran descubrimiento, -aparte de la monstruosa nave- fue el de los dos cuerpos, uno de ellos prácticamente intacto. La “Ciudad” fue también llamada “Estación Uno”, pero estaba tan deteriorada que parecía ser una red de tubos conteniendo verdadera basura espacial, llena de chatarra y piezas de oro. Sólo una construcción parecía intacta, la cual nombramos la “Catedral”. Tomamos fotos de cuantas piezas de metal encontramos  y de cada parte donde había muestras de caligrafía. La “Ciudad” parecía ser tan antigua como la nave”.

foto de la "supuesta" catedral en la Luna
La catedral lunar

No recuerdo quién nombró a la mujer -el cuerpo recuperado-, si Leonov o yo, pero esta es mi descripción: Humanoide, mujer, 1.65 metros, con genitales, cabello, y seis dedos. Función: piloto, encontrada con dispositivos de navegación fijados en los dedos y los ojos. Tuvimos que cortar dos cables conectados a la nariz. Leonov tuvo que cortar los dispositivos conectados a los ojos. Concreciones de sangre o líquidos biológicos fueron derramadas a través de la boca, la nariz, los ojos y algunas partes del cuerpo. No tenía ropa, traje espacial o vestimenta alguna”.

Desde abril de 2007, William Rutledge ha estado divulgando la información, muchos clips de vídeo y material fotográfico en YouTube, sobre la presunta misión espacial Apolo 20.

No sé si será cierto o no. Habrá opiniones para todos los gustos, pero ¿Qué opináis?

         

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta