En el año 1937 en la Selva Negra (Alemania) un objeto de procedencia desconocida con forma de disco se estrelló en la zona (según consta en un informe desclasificado que se dió a conocer, confirmado después por los científicos EE.UU. Oberth y Von Braun). La zona fue acordonada inmediatamente por las tropas nazis, quienes rescataron la nave siniestrada, encontrando en su interior los cuerpos sin vida de unos pequeños seres de origen extraterrestre.

La nave, junto con los restos hallados, fue trasladada a una base secreta cerca de la frontera austriaca. El Führer ordenó a los mejores expertos aeronáuticos de Alemania que investigaran los restos encontrados.

Según el informe anteriormente citado, los miembros del equipo que trabajó en la tecnología alienígena avanzada eran la Luftwaffe, el Ministerio de las armas dirigidas por Albert Speer, y el Consejo de Investigación formal, el “Reichsforschungrat”, integrado por académicos e ingenieros industriales.

También algunos de los ingenieros teóricos más avanzados y físicos de Alemania fueron encargados personalmente por Hitler para poder desvelar sus secretos y ver que aplicación pudieran darle a lo que descubrieran y sobre todo hacerla disponible para el esfuerzo de la guerra. En ese aspecto, genios como Ballenzo, Habermohl, Miethe y Schriever fueron reclutados y se asocian a algunas de estas historias, como la localización de las plantas secretas donde se construyeron estas naves, que van desde Praga a Stettin en oscuras fábricas subterráneas en el llamado “reducto sur nazi.”

Al parecer los esfuerzos tuvieron recompensa, la nave extraterrestre sirvió para la avanzada propulsión, la electrónica y proporcionó pistas para diseños viables que bien pudo haber dado origen a toda una serie de especulaciones acerca de las famosas armas secretas nazis.

En el año 1939, la sociedad Sol Negro ya había construido otra nave circular, la “RFZ-5”, la primera gran nave espacial de 26 metros de diámetro y 9 metros de altura con el nombre de Haunebu I. El primer vuelo de esta nave se desarrolló bajo fuertes medidas de seguridad en el mes de agosto de 1939.

En Julio de 1942, se comenzó a hablar de una nave circular de ascensión vertical propulsada a reacción y a finales de ese mes se hicieron los ensayos prácticos en el mar báltico. En el primer vuelo de prueba la nave alcanzó a una altura de 23.800 metros y en su segunda elevación alcanzo los 24.200 metros.

Ese mismo año, una nueva nave circular atravesó el campo de pruebas de la sociedad VRIL, se la llamó la “VRIL-1”. Con un solo tripulante y once metros de diámetro, estaba equipada con dos cañones CMK 108, calibre 300 y dos ametralladoras MG 17. Al mismo tiempo que se estaba probando esta nave, se intentaron hacer contactos sobrenaturales y ya tenían los planos para la construcción de una nave mucho más grande la “VRIL-7”.

A finales del mismo año, el departamento de investigación de la “SS” comenzó a trabajar en una versión más sofisticada del Haunebu I, el Haunebu II; tenía 31 metros de diámetro y 11 de altura. Su velocidad en vuelo tenía que ser de 6.000 kilómetros / hora dentro de la atmósfera terrestre y se creía que podría viajar por el espacio exterior. La “SS” aún tenían planes mucho más atrevidos, habían diseñado una nave, la Haunebu III, de 120 metros de diámetro, e incluso diseñaron una estación espacial gigante a la cual llamaron “máquina Andrómeda”, su peso era de 100 toneladas y  no les era problema para ponerla en órbita.

Los días 3 y 4 de enero de 1944, Adolf Hitler se reunió con los miembros de la sociedad para abordar el gran proyecto VRIL, el lanzamiento de una enorme nave espacial a través de un canal dimensional, un espacio franco a la velocidad de la luz hacia el Universo. El Ingeniero Andreas Epp que fue diseñador de platillos volantes para la “SS” dijo:

“Havermound estudió mis planos y en una primera fase construyó platillos volantes. Hubo una segunda producción en la cual tuve conocimiento de que hicieron un platillo volante de 42 metros de diámetro y también me enteré de que este platillo tenía que ser enviado a las montañas de Noruega y vuelto a llevar a su base, por ondas de radio a través de una emisora desconocida y un código secreto por radiocontrol. Finalmente terminó destrozándose al aterrizar en las montañas, porque colisionó aparatosamente y no pudo volver. Después fui a Praga para informarme sobre la construcción de mi platillo volante. Fui a la factoría Escoda y quise entrar. Me preguntaron qué es lo que quería, yo dije; – informarme sobre mi platillo volante y me dijeron ¡cierre la boca! no tendría que hablar de esto y cuando vieron que estaba informado del tema se cerraron en banda y no pude insistir más. Después de esto fui a las afueras de Praga, donde se tenían que realizar las pruebas de vuelo, llevaba mi cámara de fotografiar. Era noviembre o diciembre y las pruebas no se tenían que realizar hasta febrero. De pronto vi llegar algo, no tenía alas ni nada que se le pareciera, me quedé muy sorprendido, le hice una fotografía y en el tiempo de avanzar el carrete ya lo tenía encima, hice una segunda fotografía y vi que se trataba de una nave circular, de un platillo volante…”

Esos “platillos volantes” de las diferentes series Haunebu de los que existen fotografías obtenidas por los aliados cuando invadieron el territorio del III Reich y en cuya incuestionable autenticidad se apoya el informe tienen una especial importancia.

Otra de las historias que avalan el aprovechamiento de estas nuevas tecnologías por parte de Hitler habría sido la de los “Foo Fighter”, unas pequeñas esferas incandescentes que, según relataron varios pilotos aliados, les seguían durante el vuelo a pesar de no tener tripulantes. Estos extraños objetos han hecho correr ríos de tinta por su misterio y el miedo que desencadenaban entre los aviadores contrarios al régimen nazi, siempre acongojados durante los vuelos de bombardeo en territorio alemán.

Podríamos pensar que la tecnología nazi coincidió, con visitas de otras civilizaciones superiores, ¿extraterrestres?.Tecnologías que asombraron al mundo, nunca vista hasta ese entonces…

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta