Muchas culturas cuentan en sus tradiciones y leyendas que hubo un tiempo en el que los gigantes caminaron sobre la Tierra.

La primera mención de la existencia de gigantes aparece en la Biblia, en el Viejo Testamento. Se habla de ellos también en el Mahabharata, en los textos sagrados tailandeses, de Ceilán, en la mitología griega, azteca, egipcia, irlandesa,china…

La mayoría de las leyendas en el trasfondo subyace siempre un hecho real, se hace más real con cada desentierro hecho por aquellos que buscan la historia de la humanidad prohibida.

Se han encontrado restos de gigantes por todo Estados Unidos. El olvidado gigante de 7 metros de Ecuador es exhibido en el museo Mystery Park de Suiza. También hay huellas de estos gigantes en Centroamérica y Sudamérica.

Una antigua memoria de Bernal Díaz del Castillo cuenta que durante la conquista de México Hernán Cortés envió al rey de España un fémur del tamaño de un hombre. En Cumberland (Reino Unido), se descubrieron los restos de un gigante de 4,5 metros, cubierto por una armadura. En 1895, durante unas excavaciones realizadas en el condado de Antrim (Irlanda), se encontró un gigante fosilizado de 3,70 metros de altura.

El dedo gigante de Egipto

Uno de los ejemplos de la existencia de dichos gigantes es el dedo que se encontró en el antiguo Egipto. Los restos de este dedo son impresionantes, un enorme dedo humanoide momificado que tiene 38 cm de longitud. Los investigadores de Egipto creen que perteneció a una criatura de más de 5 metros de altura.

Los aztecas explicaron a los conquistadores que en tiempos remotos había vivido allí una raza de gigantes malvados, que habían combatido y exterminado. En Cumberland (Reino Unido), en la Edad Media se descubrieron los restos de un gigante de 4,5 metros, cubierto por una armadura. Los indios sioux también cuentan que cuando vivían en este estado apareció una raza de gigantes que consiguieron exterminar.

En el Museo del Oro de Lima (Perú) se conserva un gigantesco cráneo deformado y Glenn Kimball cuenta que en un museo privado pudo ver momias de hasta 3 metros de altura, algunas de ellas pelirrojas.

En una gruta de Atyueca, cerca de Mangliss (en la antigua Unión Soviética) se encontraron esqueletos humanos de entre 2,80 y 3 metros.

El 4 de mayo de 1912, el ‘New York Times’ publicó una noticia sorprendente: Las excavaciones arqueológicas cerca de Lake Delavan en Wisconsin habían encontrado esqueletos de dimensiones extraordinarias. En otras palabras, parecían gigantes. Sus cabezas eran alargadas y más grandes de lo normal. De acuerdo a las noticias de aquel tiempo, los esqueletos encontrados por un grupo de arqueólogos de la Universidad de Wisconsin Beloit College medían entre 2’3 y 3 metros.

En la década de 1930, el paleontólogo Ralph von Koenigswald descubrió tres enormes muelas humanas en China. Estimó que sus propietarios (que vivieron medio millón de años atrás, según sus cálculos) habían medido al menos 4 metros. En Chenini (Túnez) se descubrió un cementerio de gigantes de 3 metros.En Gargayán (Filipinas) salieron a la luz, en 1956, huesos correspondientes a un hombre de 3,5 metros.

El espécimen de un homínido gigante que mide unos 5,3 metros de altura, fue descubierto cerca de la Roca Uluru Ayers en el Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta en Australia. El profesor Hans Zimmer, de la Universidad de Adelaida comentó que: “En teoría, no puede existir un homínido de cinco metros de altura. ¿Cómo ocurrió? ¿Cómo es posible? aunque este descubrimiento es fascinante, nos quedamos con más preguntas que respuestas “.

Muchas tradiciones y “misteriosos” hallazgos en diversas regiones de España nos hablan de seres de enormes dimensiones que habitaron en nuestras  tierras. En el año 1753, se descubrió en una caverna situada en las inmediaciones de Medinaceli (Soria) un cráneo y numerosas tibias de grandes proporciones.

En el año 1917, en los alrededores del dolmen de Oren, que pertenece a la localidad de Prullans (Pirineos catalanes) se encontraron son los restos de gigantes donde destacan unos fémures de entre 79 y 92 centímetros de longitud. También en Cataluña, en el momento de la reconstrucción de la iglesia de Garós (Lleida), los obreros se toparon con un esqueleto de tres metros de altura. Plinio, mencionó que en la zona de Andalucía vivían unos seres de enormes dimensiones que causaban el terror en todos los comerciantes del Mediterráneo de la época.

Esqueletos gigantes han sido encontrados en numerosos lugares en Rumania, muchos de esos descubrimientos, fueron destruidos o simplemente desaparecieron…

Hasta el momento, existen evidencias que apuntan hacia una antigua raza de gigantes, o ¿se trata de un engaño?

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta