No solo los ufólogos y aficionados a las teorías conspiratorias creen que los extraterrestres nos rondan, algunos astronautas sostienen que seres de otros planetas han visitado nuestro planeta y que poseen tecnología avanzada.

El 24 de mayo de 1962, el astronauta Scott Carpenter logró fotografiar un objeto en forma de disco, mientras se encontraba en el espacio a bordo de la nave Aurora VII. Cuando Carpenter se encontraba a 275.000 metros de altura, vio acercarse “algo” a la cápsula, comunicándolo inmediatamente a Houston: “¡Es metálico! y refleja intensamente la luz solar”. “Estoy observando unas partículas luminosas que vienen a mi encuentro ¡son muy rápidas! ¡Y parecen tener una luz más brillante que las estrellas… entonces ellos existen!… son ellos!” El objeto siguió desplazándose en sentido contrario a la marcha de la Aurora 7, hasta perderse de vista.

El 8 de abril de 1964, los encargados de la base de control de la cápsula Géminis quedaron atónitos al ver como cuatro ovnis se acercaban a la Géminis a una velocidad de 40.000 Km/h, los objetos rodearon a la cápsula durante una hora y quince minutos. Uno de los operadores de radar comentó: “Parecía como si la escoltaran. Dos de esos objetos se colocaron sobre la cápsula, otro se colocó debajo y el cuarto se colocó enfrente”. Luego los ovnis se alejaron con la misma velocidad con la que aparecieron.

El 4 de junio de 1965, la cápsula Géminis I circulaba la tierra, a bordo iban los astronautas Edward White y James McDivitt.  McDivitt observó un objeto extraño e inmediatamente comenzó a filmarlo. Al difundirse la noticia, la Fuerza Aérea informó rápidamente a la prensa de que se trataba simplemente del satélite Pegaso II, el cual según fuentes oficiales se hallaba a tan solo 15 Km de la órbita del Géminis, algo que era totalmente falso, el Pegaso II se hallaba realmente a 2.000 Km de la cápsula. Un representante de la NASA declaró: “Después de un estudio de la película tomada por McDivitt desde la cápsula, no se ha encontrado nada que se parezca a un satélite”.

En diciembre de 1965, los astronautas Frank Borman y James Lowell, a bordo de la cápsula Géminis VII, experimentan una extraña visión, por lo cual comunican a Houston: “Muchachos, tenemos un espantapájaros sobre nuestras cabezas, un poco hacia la izquierda. Por favor, miren de nuevo…” Houston: “¿No será una de las fases del cohete impulsor Titán lo que están viendo?” Borman Negativo, este es un objeto volador no identificado. No se trata de un cohete impulsor… Sabemos muy bien donde se encuentra el Titán…”

El 19 de julio de 1966, los astronautas John Young y Michael Collins a bordo de la cápsula Géminis X, batían el récord de altura de ese entonces, con 761 Km. Entusiasmados por la hazaña lograda, quedaron estupefactos al ver que tenían compañía: dos luces rojas en el espacio delante de ellos, se movían a la misma velocidad y en la misma dirección que la Géminis. Se produjo la siguiente comunicación: Young: “Tenemos dos objetos brillantes en nuestra ruta orbital. No creo que sean estrellas. Van a la misma velocidad que nosotros”. Base: “¿Hacia qué parte están? Si puedes darnos una orientación quizás podamos seguirlos”. Cuando Young empezaba a describir lo que estaba viendo, sospechosamente el sistema de comunicación fue silenciado por más de un minuto.

Brian O’Leary se convirtió en astronauta en 1967 y fue seleccionado para realizar una misión a Marte. Sin embargo, los planes para Marte se cancelaron en 1968, lo que causó que O’Leary dejara el programa de astronautas. Después de su salida, O’Leary se convirtió en profesor, primero en la Universidad de Cornell en Nueva York y luego en la Universidad de Princeton.

Fue después de dejar la NASA cuando O’Leary hizo sus declaraciones sobre la existencia de otras formas de vida. O’Leary indicó que había evidencia de que los humanos estaban siendo contactados por extraterrestres. En ese sentido, es famoso por afirmar que “existe abundante evidencia de que estamos siendo contactados” “Otras civilizaciones nos han estado supervisando por mucho tiempo. Su apariencia es extraña desde el punto de vista occidental”

La NASA decide crear el código “Santa Claus”, para referirse a los objetos anómalos que pudieran apreciar sus astronautas estando en el espacio. Es así que Walter Schirra, a bordo del Sigma VII, fue el primero en usar el código cuando un ovni se le acercó a su cápsula. El día de la navidad de 1968, repentinamente las comunicaciones del Apolo VIII se interrumpieron de manera inexplicada durante 6 minutos. James Lowell exclamó desde el módulo de mando cuando se hallaba detrás de la Luna lo siguiente: “Por favor, son informados de que allí está Santa Claus”. Mientras pronunciaba estas palabras, las pulsaciones de Lowell se habían elevado a ¡120 por minuto! Lo que realmente vieron los tripulantes del Apolo VIII, fue un ovni en forma de disco, que estuvo circunnavegando la Luna. Lowell posteriormente diría: “a nosotros nos dijeron que Santa Claus no existía”.

Gordon Cooper fue uno de los astronautas del Programa Mercury de la NASA en Estados Unidos. En 1963, pilotó la nave espacial Faith 7 durante más de 34 horas. También fue el piloto al mando para la misión Geminis 5. En total registró 222 horas en el espacio. Se jubiló de la NASA en 1970.Después de dejar la NASA, Cooper declaró que los extraterrestres existían. Le dijo a un grupo de las Naciones Unidas en 1985 que Estados Unidos identificaba objetos desconocidos en sus radares diariamente. Añadió que el gobierno obligaba a astronautas y especialistas a mantenerlo en secreto.

“Yo creo que vehículos alienígenas y sus tripulaciones de otros planetas están visitando este planeta. Obviamente tienen tecnología un poco más avanzada que la tecnología que usamos en la tierra”, afirmó Cooper. “Creo que necesitamos un programa coordinado y de alto nivel para coleccionar de forma científica datos relacionados con estos encuentros por todo el planeta”.

Edgar Mitchell se convirtió en el sexto hombre en caminar sobre la luna en 1971. En aquel entonces, Mitchell y su compañero Alan Shephard atravesaron más distancia en la luna que cualquier otro astronauta. En una entrevista años después de su misión, Mitchell declaró que él tenía conocimiento de varios Ovnis que habían visitado la tierra. También dijo que estas visitas habían sido ocultadas por diferentes gobiernos durante los últimos 60 años. El astronauta expresó que oficiales de la NASA le habían comentado que los extraterrestres eran “personas pequeñas que tienen un aspecto poco común”.

Tal como Cooper, Mitchell afirmó que los extraterrestres tenían tecnología más avanzada que la que usan los humanos. Estos seres no eran hostiles, según Mitchell. Si lo fueran, declaró el astronauta, los humanos no existirían.

Deke Slayton fue parte del Proyecto Apollo-Soyuz en 1975, una misión que marcó el primer encuentro espacial entre los astronautas americanos y los cosmonautas rusos. El objetivo de la misión era averiguar si funcionaba el sistema de acoplamiento común que se había desarrollado. Fue un éxito.

Slayton declaró haber visto un OVNI en el año 1951.“Era como un platillo colocado a un ángulo de 45 grados”, afirmó Slayton. Añadió que en ese momento no pudo hacer fotos porque no tenía una cámara. “En aquel entonces, por alguna razón, el OVNI de repente se fue. Aceleró y desapareció”.

La NASA responde que nunca habían ocultado nada relacionado con la existencia de extraterrestres.

El fenómeno OVNI ya no es una cuestión de creer o no creer. La existencia de Objetos Voladores No Identificados es una realidad…

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta