Han sido muchas las teorías e historias sobre el llamado ‘Experimento Filadelfia ’, uno de los casos más controvertidos del último siglo, ¿que sucedió?

En 1912, un matemático llamado David Hilbert desarrolló diversos métodos de nuevas matemáticas. Uno de ellos era conocido como “espacio de Hilbert”, desarrollando ecuaciones de múltiples realidades y espacios. Se reunió con el Dr. John von Neumann en 1926 y compartió su información.

Von Neumann tomó de los sistemas que aprendió de Hilbert y trabajó con ellos. Según Einstein, Von Neumann fue el más brillante de los matemáticos, tenía una capacidad extraordinaria para adoptar conceptos teóricos abstractos en matemáticas y aplicarlas a situaciones físicas. Von Neumann desarrolló todo tipo de nuevos sistemas y matemáticas.

El Dr. Levinson había seguido adelante y desarrolló las “Ecuaciones del Tiempo de Levinson”, publicando tres libros, que son ahora muy oscuros y casi imposible de encontrar, aunque se afirma que se logró encontrar dos de ellos en el Instituto Princeton de Estudios Avanzados. Todo este trabajo servía como fondo para el proyecto de invisibilidad que aplicaría los principios teóricos a un objeto duro de gran tamaño.

Estudios serios sobre el tema de la invisibilidad comenzaron en el decenio de 1930 en la Universidad de Chicago. El Dr. John Hutchinson padre sirvió como Decano en este tiempo, supervisando la labor del Dr. Kurtenhauer, un físico austriaco de la Universidad. Posteriormente se les unió Nikola Tesla. Juntos han estudiado la naturaleza de la relatividad y la invisibilidad.

El proyecto de invisibilidad fue trasladado a Princeton, donde se había constituido el instituto de Estudios Avanzados, incluyendo a Albert Einstein y John von Neumann.

En 1936, el proyecto fue ampliado y Tesla fue nombrado director del grupo. Con Tesla a bordo, la invisibilidad parcial se alcanzó antes de que finalizara el año.

La investigación continuó hasta 1940 cuando una prueba completa en un barco fue hecha en el Astillero Naval de Brooklyn. Era una pequeña prueba, sin nadie a bordo del vehículo. El barco utilizado fue alimentado por los generadores de otras naves, conectadas por cables.

Otro científico, T. Townsend Brown, se involucró en este punto. Era conocido por su capacidad práctica para aplicar la física teórica. Brown tenía antecedentes en la gravedad y las minas magnéticas, habiendo desarrollado medidas para la lucha contra las minas con una técnica conocida como la desmagnetización, disparando las minas a una distancia segura.

En 1941, Tesla tenía plena confianza en los poderes de su proyecto llamado “the powers that be (FDR)”, sin embargo, se volvió cauteloso, ya que al irse desarrollando el proyecto, sabía que habría problemas con el personal. La Marina adquirió un barco para la realización del proyecto, y Tesal lo envolvió con sus famosas bobinas de Tesla.

Pese a la presión de la Marina, Tesla quería más tiempo para perfeccionar el experimento, ya que sabía que el estado mental y los órganos de la tripulación se verían gravemente afectados. Von Neumann no estaba de acuerdo con Tesla por las discrepancias mantenidas durante el proyecto. Von Neumann era un científico brillante, pero no aceptaría la metafísica, el as en la manga de Tesla, que había construido un legado exitoso de las invenciones basadas en su presciencia única.

Su punto de vista era tan controvertido ya que, durante sus experimentos en Colorado Springs hacia 1900, dijo que inteligencias fuera de planeta lo habían contactado a través de mensajes de señales coherentes durante el máximo acercamiento de Marte a la Tierra. Esto también ocurrió en 1926, cuando hizo que se erigieran torres de radio en el Waldorf Astoria y en su laboratorio de Nueva York. Afirmó recibir información de que perderían gente si las cosas no cambiaban. Necesitaba tiempo para diseñar nuevos equipos.

Las peticiones de Tesla de más tiempo no fueron escuchadas. El gobierno tenía una guerra que ganar y no fue concedido tiempo adicional. Tesla repasó las propuestas de resolución, pero en secreto saboteó la operación en marzo de 1942. Algunos afirman que fue despedido, otros que  renunció.

Supuestamente murió en 1943, pero hay evidencias que pueden sugerir que fue trasladado a Inglaterra. Un doble de Tesla fue puesto en su lugar para el funeral. Fue incinerado el día después de encontrar su cuerpo, lo cual no estaba manteniendo la tradición de la fe ortodoxa de su familia. Ya sea que murió o no, su muerte es controvertida. El que fueron extraídos documentos secretos de su caja de seguridad nunca ha estado en duda.

Von Neumann fue nombrado director del proyecto. Hizo un estudio y determinó que dos enormes generadores serían necesarios para el experimento. La quilla del USS Eldridge fue colocada en julio de 1942. Las pruebas se realizaron en el dique seco. Luego, a finales de 1942, von Neumann decidió que el experimento podría ser fatal para las personas, al igual que había sugerido Tesla. Irónicamente, aún se molestó en mencionar el nombre de Tesla.

Decidió que un tercer generador haría el truco. Tenía tiempo para construir uno, pero nunca logró que el tercero sincronizara con los otros dos. Nunca funcionó, porque la caja de cambios era incompatible. El experimento se descontroló, y un técnico de la Marina resultó herido de gravedad.

Sacaron el tercer generador. Von Neumann no estaba satisfecho, pero sus superiores no esperaron más.

Mediaba la Segunda Guerra Mundial, entre julio y octubre de 1943, científicos norteamericanos, en el más absoluto secreto, desarrollaban múltiples proyectos que, como el Manhattan, dieron origen a la era atómica y el inicio del poderío militar norteamericano. Otro de ellos, el proyecto Arco Iris (Rainbow) buscaba hacer indetectables ante el radar los buques de guerra, mediante “cortinas” electromagnéticas.

El experimento habría sido conducido por el Dr. Franklin Reno, como una aplicación militar de la teoría unificada o “teoría general de la gravedad” de Albert Einstein. En resumen, la teoría postula la interrelación entre las fuerzas de la radiación electromagnética y la gravedad. Mediante una aplicación especial de la teoría, se creía posible, usando equipo especializado y suficiente energía, curvar la luz alrededor de un objeto, volviéndolo esencialmente invisible.

La Marina lo consideraba valioso en caso de guerra y decidieron aprobar y financiar el experimento. Un Destroyer Escort, el USS Eldridge (DE-173), fue equipado con el generador requerido en el astillero de Filadelfia, nombre con el que en adelante se denominó el proyecto. Se dice que, en esa oportunidad, (El gobierno norteamericano ha desmentido reiteradamente los hechos) la embarcación fue sometida a fuertes descargas magnéticas aplicando las teorías del campo unificado de Einstein. De pronto, la nave se cubrió de una ligera capa de nubes verdeazuladas al principio, y más densa después; al cabo de un momento el gran destructor había desaparecido ante los ojos de los testigos. Un tiempo después se invirtió el procedimiento, logrando que el barco volvía a hacerse visible. El grave problema, fue que el experimento se practicó con la tripulación a bordo.

El Eldridge no sólo se volvió totalmente invisible a la vista, sino que de hecho desapareció del área en un relámpago azul. Se cree que el experimento estalló en dos dimensiones, ya que al mismo tiempo, la base naval estadounidense en Norfolk, Virginia, a 600 km de distancia, declaró haber visto al Eldridge en sus costas durante varios minutos, al final de los cuales desapareció, para volver a aparecer en Filadelfia después de tres horas.

Pero para entonces todo había cambiado. La mayoría de la tripulación había desaparecido, otros estaban muertos, algunos estaban literalmente incrustados en la estructura del buque, algunos estaban ardiendo, y otros sufrían repetidos procesos de materialización y desmaterialización. Los supervivientes habían enloquecido y se encontraban en un comprensible estado de desorientación.

Dos de los marineros del destructor saltaron al agua en pleno experimento, pensando que podrían alejarse de todo aquello nadando, pero cuando llegaron a tierra se encontraron con que lejos de estar en el puerto de Filadelfia, se hallaban en Montauk, y en el año de 1983 (Long Island). La explicación de lo sucedido es que en esta última fecha se había llevado a cabo un experimento similar, denominado Proyecto Montauk y que estaba en conexión con el Proyecto Filadelfia de 1943.

Los dos marineros eran hermanos, se llamaban Duncan y Edward Cameron. Ambos experimentos se habían llevado a cabo el 12 de agosto de los años citados. Sucede que hay cuatro biocampos planetarios, y los cuatro surgen cada 20 años, justamente el 12 de agosto: 1943, 1963, 1983, 2003, 2023, 2043 etc. Esto genera un brote de las energías magnéticas en esas fechas, que sirvió para unir los dos experimentos. Las energías fueron suficientes para crear un campo de hiperespacio que absorbió al acorazado durante el experimento de 1943.

Los científicos que trabajaban en el Proyecto Montauk desarrollaron la tecnología necesaria para desplazarse con facilidad en el tiempo, y de hecho lo hicieron a una decena de tiempos diferentes, algunos tan lejanos en el futuro como el año 3543, y otros tan cercanos como 1997 (en el estado de Maine), y… ¡El 12 de agosto de 2003! Sabemos esto, gracias a los testimonios de Alfred Bielek (Duncan Cameron), Preston Nichols, y una gran cantidad de implicados, que a mediados de los 80 comenzaron a recobrar súbitamente la memoria borrada acerca de tales hechos.

Famoso es, por ejemplo, el libro “El Experimento Filadelfia y otras Conspiraciones OVNI”, de Alfred Bielek y Brad Steiger (sólo disponible en inglés), en el que narra en detalle esta increíble historia.

El proyecto acabó trágicamente como se ha especulado durante este tiempo.

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta