Como hemos hablado en un artículo anterior, la misión secreta del Apolo XX todavía sigue creando polémica. Han pasado más de treinta años y a día de hoy nadie nos ha aclarado el misterio. Las pruebas de William Rutledge (astronauta de dicha misión) consiste en unos vídeos y fotos. Muchos de estos archivos han desaparecido de la red, quedando copias ya manipuladas. Pero para muchos ufólogos, incluido el italiano Luca Scantamburlo, este material es bastante creíble.

En la imagen de la NASA tomada por el Apolo 15 de la cara oculta de la Luna, pudieron observar que aparecían restos de naves alienígenas y estructuras de origen desconocido. Los rusos también estaban informados de esas naves vistas en la cara oculta y se programó la nueva misión con intervención rusa, formando así una expedición mixta. William Rutledge, Leona Marietta Snyder y Aleksei Leonov formaban parte de la misión del Apollo XX.

Días después del lanzamiento, el Apollo alunizaba en el lugar elegido, Delporte Crater (Earths moon Coordinates:-15.89 by 121.55 LAC-83) y esta vez no habría  testigos ante las pantallas de televisión. Los astronautas se encontraron dos naves, una de forma tubular e inmensa, de unos 4 kms de largo; la otra nave era pequeña y triangular. Una ciudad abandonada se encontraba junto a las naves.

Se dice que los tripulantes de la misión Apolo XX fueron hasta el interior de esta nave inmensa y recogieron toda la tecnología que pudieron encontrar, incluyendo su piloto alienígena que estaba recostada desnuda en una especie de animación suspendida, y cubierta de cera transparente como revestimiento. Ellos dijeron que ni estaba muerta y ni viva, sino en un estado intermedio. Ella (llamada luego Monalisa) se encontraba unida a los controles del piloto con «cables» que entraban en su cuerpo. Posteriormente la desconectaron para traerla a la Tierra para hacer más estudios.

Todo lo fotografiado parecía abandonado hace cientos de años, ¿cuánto tiempo llevarían sobre el suelo lunar?

El ufólogo Luca Scantamburlo califica positivamente el estudio al que han sido sometidas las imágenes y películas aportadas por el ex astronauta Rutledge. Por ejemplo, fotografías del interior de la nave Apollo XX no podrían hacerse más que sobre el original.

Scott C. Waring, experto ufólog,o opina sobre la historia contada por William Rutledge que, si bien es algo que pueda resultar increíble y fantasioso, cuando se analiza sus declaraciones y los datos aportados no hay más remedio que afirmar que tantas coincidencias no pueden estar inventadas.

En mi opinión puede resultar ciencia-ficción, pero siempre a pesar del ocultismo que se da de estas noticias “la realidad supera a la ficción”.

Si te ha gustado este artículo puedes darle al like y compartirlo en tus redes sociales. Además, puedes seguirnos en Facebook y Twitter para conocer todas las novedades de nuestro blog y comentar nuestros post.

Dejar respuesta